Saruman

De Tolkiendili
Saltar a: navegación, buscar
Saruman por Matthew DeMino.png
Saruman
Maia
Información Biografica
Otros nombresCuruno
Curumír
El creador del anillo
TítulosJefe del Concilio Blanco
LocalizaciónOrthanc
AfiliaciónIstari (Magos)
Concilio Blanco
Sauron
Muerte3 de Noviembre, 3019
Hobitton
Descripción física
GenderMasculino
EstaturaAlto
Color de peloBlanco, con hebras negras
RopaTrajes blancos, brillantes con muchos colores


[Saruman] es un grande entre los Sabios, el jefe de mi orden, el principal del Concilio. Tiene profundos conocimientos y un orgullo que ha crecido a la par y se toma a mal cualquier intrusión. Ha estudiado mucho la ciencia de los Anillos de los elfos y ha buscado largo tiempo los secretos perdidos de la fabricación de los Anillos...

El Señor de los Anillos, "La sombra del pasado"

Saruman el Blanco (1000 – 3019 de la T.E.) fue el Jefe de la Orden de los Magos (o Istari) que llegaron a la Tierra Media como Emisarios de los Valar durante la Tercera Edad. También fue el líder del Concilio Blanco. Su nombre original es Curunír, que significa “hombre de la habilidad”.

Historia

Origen de Saruman

Los Ainur existían antes que Arda fuese creada. Los Maiar eran criaturas angelicales de menor rango que los Valar. Curumo y Mairon eran Maiar poderosos de Aulë, hasta que éste último cayó en las sombras y se convirtió en Sauron.

A mediados de la Segunda Edad, poco después de la creación de los Anillos de Poder, Manwë convocó un Concilio. En él, se decidió enviar cinco emisarios a la Tierra Media. Debían ser “poderosos, compañeros de Sauron, pero que abandonen su poder, y se vistan de carne”. Uno de ellos fue Curumo, más tarde conocido como Curunír, en Sindarin, o Saruman en Westron.

Saruman partió a la Tierra Media como voluntario, en cambio, Olórin (conocido luego como Gandalf), fue enviado directamente por Manwë. Desde este momento Saruman ya tenía celos de Gandalf, especialmente cuando Varda dijo, aunque fue el tercer Istar, que “no era el tercero”.

Saruman fue acusado de llevar a Aiwendil con él para complacer a Yavanna aunque no deseaba hacerlo.

Llegada a la Tierra Media

[...] «En el oeste de la Tierra Media aparecieron los Istari, a quienes los hombres llamaron los Magos [...] y sólo a Elrond y a Galadriel se les reveló que venían de allende el Mar. Pero luego se dijo entre los Elfos que eran mensajeros enviados por los Señores del Occidente para contrarrestar el poder de Sauron [...] y para incitar a los Elfos y a los Hombres y a todas las criaturas de buena voluntad a que emprendiesen valerosas hazañas. [...] Los principales de ellos [fueron] [...] Gandalf y Saruman. De estos Curunír [Saruman] era el mayor y el que llegó primero. [...] Curunír anduvo sobre todo entre los Hombres y era sutil de palabra, y hábil en obras de herrería»

El Silmarillion

Saruman llegó solo en barco a Mithlond (Los Puertos Grises), en Lindon, alrededor del año 1000 de la Tercera Edad, y solo Círdan conoció su verdadera identidad.

Partió al Oriente de la Tierra Media, del mismo modo que los dos Magos Azules. Luego de un milenio y medio allí volvió a Occidente, justo cuando comenzaba a crecer de nuevo el poder de Sauron en la fortaleza de Dol Guldur.

Cuando se creó el Concilio Blanco, en el año 2463, Saruman fue nombrado líder. Incluso entonces, había comenzado a envidiar y desear el poder de Sauron contenido en el Anillo Único. Ese mismo año, Gollum encontraba el Anillo Único.

Jefe del Concilio Blanco

Cuando Saruman regresó de sus viajes al este de la Tierra Media, pasó años estudiando en Minas Tirith. Es probable que allí descubriera que un Palantír aún podría estar en Orthanc. De ese modo, tomó Isengard como hogar y base de operaciones. Tuvo el visto bueno del Rey Fréaláf de Rohan y el Regente Beren de Gondor.

En el año 2759, Saruman recibiría la Llave de Orthanc, con la esperanza de que él sería un poderoso aliado. Allí tuvo un papel importante en la defensa de las tierras libres occidentales. También encontró allí la piedra de Orthanc, una de las siete piedras que ven, pero lo mantuvo en secreto, especialmente del Concilio Blanco. Con ella, traicionaría a todos, tiempo después.

Saruman en Orthan, según Matthew Stewart

En el 2851, el Concilio Blanco se reunió y Gandalf reveló que la presencia maligna en Dol Guldur no era otro más que Sauron, y solicitó que atacaran la fortaleza. Saruman convenció al Concilio de no atacar.

Realmente su plan era otro: creía que Sauron no encontraría el Anillo, y dejaría que se recuperase, y tener fuerzas para encontrarlo y tomarlo él mismo antes que él. En este momento quedan claras las intenciones de Saruman: quería el Anillo Único para él mismo.

De inmediato supo que Sauron tenía más conocimiento sobre la posible ubicación del Anillo Único de lo que pensaba, y en el 2941, accedió finalmente al Ataque a Dol Guldur. Como resultado del ataque, Sauron huiría a Mordor.

Saruman acudió a otra reunión del Concilio Blanco en el 2953, calmando a todos diciendo que tenía certezas de que el Anillo había sido arrastrado al Belegaer, y para siempre. Luego de la reunión, que fue la última del Concilio, Saruman tomó Isengard como propia y la fortificó como nunca.

Como le temía a Gandalf, a la vez que le envidiaba, puso espías para seguir todos sus pasos. De este modo descubrió la existencia de la Comarca y notó el profundo interés del mago en ella, y comenzó a enviar agentes a Bree.

Como Señor de Isengard, Saruman comenzó a enviarle problemas a Rohan ayudando a sus enemigos. La corrupción de Saruman se completó definitivamente en el año 3000, cuando comenzó a utilizar la Palantír de Orthanc y fue seducido por Sauron.

Orthanc, por Ted Nasmith

Pero no mostró sus intenciones ni sus planes hasta que Gandalf le presentó el descubrimiento y la localización del Anillo Único. El 10 de julio del 3018, Mithrandir llegaba a Isengard, y Saruman le exigió obediencia. Saruman entonces se puso de pie como Saruman de muchos colores, y cuando Gandalf se negó a unirse a él, lo mantuvo cautivo en Isengard.

Durante el cautiverio de Olórin, Saruman comenzó a contruir su ejército de Orcos y Uruk-hai. Desde el pináculo de la torreo de Isengard, Gandalf pudo ver cómo Saruman reunía grandes ejércitos de orcos y lobos en sus fosos y sus forjas.

De hecho, si hubiese habido algún retraso en los acontecimientos, o éstos hubiesen sido más lentos, Gríma habría tenido tiempo para obtener el control total de Rohan y de esclavizar totalmente a los Rohirrim.

Tanto Sauron como Saruman tuvieron que revelar sus planes cuando Gandalf huyó, y tuvieron que apresurar sus planes. Saruman no se consideraba a sí mismo como “caído”, él estaba convencido de hacer siempre lo correcto, y para él, Gandalf fue el traidor al negarse a unírsele.

La traición de Saruman se reveló a todos cuando se realizó el Concilio de Elrond en Rivendel.

Pero no fue la única traición de Saruman: también traicionaría a Sauron mintiendo al Rey Brujo cuando llegó a Isengard. Sauron había enviado a sus Nazgûl en busca de Bolsón, que había encontrado el Anillo Único. Saruman fingió no saber absolutamente nada de la Comarca ni de los Hobbits, en cambio, les dijo que creía que Gandalf sabía el verdadero paradero del Anillo, y los Jinetes partieron.

Gwaihir rescata a Gandalf, por John Howe
En septiembre del 3018, los Nazgûl capturaron a uno de los espías de la Comarca, que le contó todo al Rey Brujo, revelando la doble traición de Saruman. También se apoderaron de mapas e información sobre Bolsón y la Comarca. 

Así, acorralado por ambos lados, Saruman puso todos sus esfuerzos en su única opción: obtener el Anillo Único para sí mismo antes que nadie.

La estrategia de Saruman implicaba un ataque con todas sus fuerzas a Rohan, tratando de matar al hijo del rey, Théodred, enviando espías para desviar a Frodo en su huída de la Comcarca, y enviando distintos ejércitos dispersos sobre las posibles rutas en las que la Compañía del Anillo podría tomar en su camino a Gondor.

De forma errónea, un grupo de éstos capturó a Merry y a Pippin y los llevaron al bosque de Fangorn, donde movilizaron a los Ents. Gandalf también sospechaba que Saruman había encontrado (y destruido) los restos de Isildur.

Pero a Saruman no le salieron bien las cosas: sus patrullas en la Comarca no lograron capturar a Frodo, Gandalf había llegado a Rohan a tiempo para repeler el ataque de Saruman, y los Ents atacaron exitosamente Isengard.

Los Ents atacan Isengard, por Ted Nasmith

Era consciente que había sido derrotado, y consideró seriamente brevemente arrepentirse por todos sus actos, pero al último momento no pudo seguir con él. No se sabía si porque temía las represalias de Gandalf y Sauron, o sencillamente por orgullo, se confinó en la torre y no salió.

Aún derrotado y confinado, intentó seducir a su causa a Gandalf y Théoden. Fracasó una vez más, y Gandalf lo despidió de la orden de los Istari.

Luego de la Guerra del Anillo, logró engañar a los Ents convendiéndolos de que dejarle salir de Isengard; la magia en su voz aún permanecía. En su camino, fue confrontado por Gandalf, Celeborn, Galadriel y los Hobbits en su camino al norte de Dunland. Lo encontraron como mendigo, y Saruman dio una patada a Gríma (iban juntos) para continuar con su camino, mientras éste exclamaba su odio a su amo. Gandalf le dijo a Gríma que podría abandonar a Saruman, pero no le respondió.

Saruman se encuentra con Gandalf, según Ted Nasmith

Como era considerado como impotente e inofensivo, a nadie le preocupó su escape. Luego de eso, Saruman fue a la Comarca, se estableció en Hobbiton y pasó sus últimos días como Sharkey.

Pero no contaba con el regreso de los Hobbits, que llegaron el 3 de noviembre del 3019. Alli fue traicionado y asesinado por Gríma.

Aunque Saruman era un Maiar, había perdido su forma con su “muerte”. Como un espíritu desorganizado, debería haber sido llamado a Mandos pero un viento de Occidente lo empujó lejos. Probablemente, su espíritu quedó desnudo, sin poder y vagando por toda la Tierra Media.

Características

Apariencia física

Saruman, por John Howe

En apariencia, Saruman no era más que un anciano de pelo negro, aunque al final de la Tercera Edad su cabello y barba se habían vuelto blancos de forma casi total: solamente tenía pelos negros en sus labios y las orejas.

Era alto, su rostro largo y con ojos profundos y oscuros. Vestía con un manto blanco, y un hábito que más tarde se transformó en una capa que cambiaba de color conforme se movía.

No era hombre, ni elfo, sino un Maiar vestido de carne, por lo que era inmortal e inmensamente poderoso. Estos poderes podía utilizarlos, y los más notables fueron su voz y su conocimiento.

Poderes

El mayor interés de Saruman siempre fue el de las “artes profundas” o la magia, como lo conocen en la Tierra Media especialmente la relacionada con la adquisición o aumento de poder, como los Anillos de Poder o el Palantíri. También fue un gran estudioso en la sabiduría, especialmente lo relacionado con Númenor, Gondor y Moria.

Su voz y su léxico eran muy convincentes, y mucho más poderosos que su retórica. Cuando enfocaba éste poder sobre una persona o grupo de personas, podía influir en sus corazones, infundirles temores y sembrar mentiras.

De acuerdo con la estatura del oyente, éste hechizo podría durar tanto como su discurso, o sembrar raíz en ellos y durar para siempre. La voz de Saruman eran tan poderosa que fue capaz de convencer al Rey Brujo de no saber nada sobre el Anillo Único y la Comarca. Pero, y a pesar de todo, no podía hipnotizar a nadie sino persuadir, y no podía hacer nada ante quien no estaba de acuerdo con él en el fondo de su mente y su corazón.

Pero su voz no era el único poder de Saruman, sino que también pudo darles velocidad y motivación a los orcos a la distancia y establecer su voluntad contra los que se le oponían. Aragorn descubrió ésta utilidad cuando seguían al grupo de orcos que había tomado a Merry y Pippin como rehenes.

Otra habilidad de Saruman es la capacidad de moverse sin ser escuchado por los demás y hay muchos ejemplos durante el viaje de la Comunidad del Anillo.

Otros poderes incluyen un conocimiento profundo de la ingeniería y la química, probablemente separable de la magia explícita, y un ejemplo claro, es el “chorro de fuego” que utilizaron los Uruk-hai para derribar la muralla del Abismo de Helm.

Los motores y las máquinas caracterizaron la fortificación de Isengard como después a la Comarca. En esto, podemos ver una gran similitud a Sauron. Su ciencia también la aplicó a la biología. Se cree que cruzó Hombres y Orcos, creando una nueva raza de orcos, que no temían a la luz del día, y eran más altos y fuertes.

También utilizó algunas aves como espías, pero se cree que eso podría atribuirse a un engaño a Radagast.

Al ser considerado más poderoso que Gandalf (antes de volver) es obvio decir que tenía poderes similares a Gandalf como el control de la luz, bloqueo de hechizos, creación del fuego, etc.

Era tanto el deseo de Saruman de imitar a Sauron, que intentó forjar para sí un anillo de poder. Lo usó durante la Guerra del Anillo llamándose a sí mismo “Saruman, el Creador del Anillo”. Esto gracias a su profundo conocimiento de los anillos creados por Sauron y los Elfos-Herreros, aunque en su época ya no existían las artes para fabricar los anillos de poder, y el conocimiento completo solamente lo poseía Sauron.

Personalidad

Saruman, al igual que Gandalf, tenía cierto carácter particular, aunque quizá la diferencia a este más notable, era el orgullo que Saruman tenía. Se veía a sí mismo como el más poderoso de los Istari, expresando siempre cierto desprecio por Radagast, al que incluso llego a tildar de tonto.

Poco a poco vio que Gandalf podría tener un poder semejante al suyo, y lo llegó a ver como un igual, y a su pesar, como un superior, luego que volvió. Como siempre le celó, siempre pensó que Mithrandir conspiraba en su contra, lo que justificaba, al menos para él mismo, sus intrigas para contra él y el Concilio Blanco.

No se habla ni se duda de su fidelidad a la misión por la que fue enviado a la Tierra Media inicialmente, y que realmente quería detener a Sauron, pero su orgullo y posterior arrogancia junto con su envidia a Gandalf, lo convirtieron en un traidor a la causa que le había llevado al mundo.

Su caída al lado oscuro y posterior traición no fue repentina, sino que creció lentamente a través del tiempo hasta que él mismo se convenció que no había otro camino y que ya era tarde para dar marcha atrás. Esta creencia, errónea, tan solo le sirvió para perder su última oportunidad de arrepentirse de corazón, volviéndose más amarga, culpando siempre a Gandalf de su caída.

Política

Hombres

Saruman siempre buscó el poder. Y ese poder estaba en los reinos de los hombres.

No hay rastros sobre lo que hizo en sus viajes al este; luego de su regresó se convirtió en sirviente de Gondor, recibiendo las llaves de Orthán de Beren, como su guardián. Cuando Gondor se debilitó, reclamó Orthanc como propia sin ninguna declaración forman, a favor o en contra, de Gondor, y siguió siempre como un aliado nominal de Gondor y Rohan.

Cuando Saruman terminó por mostrarse convertido al lado oscuro, empleó a los hombres de Dunland y de otras tierras, convirtiendo rencores entre los hombres como ventaja propia. Los Dinlendings fueron atraídos por las viejas historias que habían vivido en Calenardhon, convirtiéndose en sus soldados y quizá, en los hombres que usó para crear a los Medio-Orcos.

Siempre pensó que los hombres eran clave en la batalla final, y utilizó a Gríma para debilitar y someter a Rohan a través de la distancia.

Elfos

Saruman por mucho tiempo fue amigo de los Elfos y fue votado por ellos como el líder del Concilio Blanco, un grupo de elfos e Istari unidos contra Sauron.

Pero también celaba a los Elfos y les tenía especial resentimiento gracias a que Círdan le dio el anillo Nerya a Gandalf cuando le correspondía a los Elfos.

Saruman realmente tenía poco interés en los Elfos, cuya existencia estaba menguando y sus tierras y dominios eran escasas y secretas; pero, aun así, tenían en su poder aún dos Anillos de Poder, que no eran útiles ni accesibles a sus intereses.

Aunque Isengard estaba muy cerca de Lothlórien, tuvo nulo contacto con esas tierras, y siempre pensó que Galadriel conspiraba en su contra junto con Gandalf.

Orcos

Saruman hizo uso de la fuerza de los orcos en todo momento, primero usando a los orcos de las Montañas Nubladas, y luego a los orcos de Moria y los orcos montados en wargos.

No conforme con eso, crió orcos en Isengard, cruzándolos con Hombres, quizá los Dunlendings.

Su ejército de Uruk-hai mostró gran disciplina y feroz lealtad, además de ser una especie de orcos con mayor altura, fuerza, resistencia física y resistencia a la luz del sol.

Ents

Saruman tuvo contacto con los Ents prácticamente desde que se instalara en Isengard, y fue Bárbol quien le recibió y le dio acceso libre al bosque de Fangorn.

Al principio, Saruman consultó a Bárbol, consultando muchas cosas sobre la historia de los Ents. Jamás devolvió ese favor, limitándose siempre a escuchar.

Los Ents fueron los primeros quienes vieron la traición de Saruman, y vieron, preocupados, cómo sus orcos talaban los árboles de Fangorn a las orillas, principalmente para encender los hornos y máquinas de Isengard, y en otras, sin ninguna razón aparente.

Los Ents tenían un sentido del orden y de cómo debían ser las cosas, y Saruman les estropeó eso. El mestizaje de los hombres y orcos les alarmó particularmente, generando en ellos un rechazo y preocupación que jamás habían sentido ante ningún enemigo.

Su traición, siendo un Istari, les generó una enorme decepción y rabia.

Y es que Saruman utilizó a los Ents y el bosque de Fangorn sin ningún reparo, minimizándolos. Pero lo mencionado antes, junto con el asesoramiento de Gandalf el Blanco y su preocupación por la amenaza creciente de Sauron les hicieron involucrarse en la Guerra del Anillo.

Incluso en sus momentos finales, confinado en su torre y bajo la vigilancia de los Ents, Saruman se aprovechó de algo que aprendió de Bárbol: no soportaban el concepto de enjaular a ninguna criatura, y les convenció de dejarles libre.

Hobbits

Saruman jamás prestó interés en los hobbits, pues le parecían insignificantes… hasta que vio que Gandalf tenía un especial interés por ellos. Espiar a Gandalf le hizo concentrarse más en los Hobbits y en la Comarca, y durante un tiempo viajó hasta ahí en secreto. Gandalf lo sabía, pero le pareció divertido.

También comenzó a fumar pipa en secreto, emulando a Gandalf que lo hacía, habiendólo aprendido también de ellos. Su demanda de tabaco abrió el comercio entre la Comarca e Isengard, y creció con su dinero el poder que podría ejercer allí. Algunos de sus agentes fueron conocidos por Gandalf y los Dúnedain.

La ira que sintió por los hobbits no tenía origen en otra cosa sino en su envidia para con Gandalf y se fortaleció cuando descubrió que los Hobbits habían “conspirado” con Gandalf para mantener el Anillo lejos de su alcance.

Esto, y la urgencia de la caza por parte de los Nazgûl en búsqueda del Portador del Anillo, le hizo aumentar su actividad en la zona, llevando a una acumulación de fuerza capaz de haber conquistado ya virtualmente toda la zona de la Comarca.

Además, su odio hacia ellos creció porque culpaba de su ruina a causa de los Ents a Merry y Pippin que catalizaron los acontecimientos que le llevaron a su caída.

Todo esto tomó forma cuando Saruman huyó de su cautiverio y se dirigió a la Comarca para implantar un régimen de matones, una serie de destrucción arbitraria consistente en contaminar, asesinar, incendiar el bosque o derribar árboles sin ninguna razón.

En su derrota absoluta, su vida fue perdonada incluso cuando trató de asesinar a Frodo. Saruman entonces, y por un breve momento, le concedió respeto a Frodo.

Valar / Maiar / Magos

Saruman estaba, supuestamente, ansioso por partir a la Tierra Media, aún en contra del consejo de Manwë. Después de su “muerte” fue excluido de regresar a Valinor, y por lo tanto, se le negó la reencarnación fue condenado a desaparecer como el humo. Sauron, originalmente un Maia de Aulë, como Saruman, lo sorprendió y le asustó.

Durante el auge de su arrogancia se sintió capaz, e incluso planeó suplantar a Sauron como el Señor Oscuro, pero descubrió que era un espíritu de mucho mayor poder que él.

Cuando llegó a la Tierra Media, y en contra de su voluntad, trajo consigo a Radagast como compañero, a petición de Yavanna, pero logró llegar él solo y primero. Poco después partió al Oriente, como los Magos Azules, y más tarde regresó él solo. Allí pudo haber hecho grandes obrar para disminuir la influencia de Sauron.

A pesar de tildarlo de tonto y tratarlo con desdén, utilizó a Radagast para engañar a Gandalf para que apresarlo en Isengard, y para utilizar las aves que le proporcionó para mantenerse informado de todos los acontecimientos de la Tierra Media.

Siempre envidió a Gandalf y siempre pensó que conspiraba en su contra sobre todo porque él tuvo acceso al Anillo Único y Narya. Pero Gandalf también sospechó que Saruman consipraba para obtener el Anillo para sí mismo, y expresó sus sospechas ante el Concilio Blanco. En ella Gandalf sopló nueve pequeños anillos de humo y uno grande que vaciló un poco, siendo casi palpable, y sopló, simbolizando el fracaso de Saruman en su tarea de conseguir el Anillo para sí mismo. Saruman jamás le quitó los ojos de encima.

Saruman estaba tan seguro de estar haciendo lo correcto que intentó atraer a Gandalf a su causa. Era una forma de respeto que le concedió, al tratarle como compañero y compartir el destino con él, con la esperanza de convertirse él solo en aliado o esclavo de Sauron.

Sin embargo, Saruman era muy poderoso, incluso con un Gandalf portando a Narya, dejandólo cautivo en el pináculo de Orthanc por semanas. El profesor Tolkien no dejó claro si fue porque Gandalf ganó poder como “Gandalf el Blanco” o Saruman lo perdió, pero el primero sometió con facilidad al segundo luego de su segunda vuelta y enfrentamiento con Saruman.

Saruman, en sus momentos finales, estuvo muy cerca de pedirle perdón y ayuda a Gandalf, pero su orgullo se lo impidió en el momento final.

Animales

Saruman tenía control sobre muchas aves, quizá gracias o a través de Radagast. Estas le sirvieron como espías y le traían noticias de todo lo acontecido a lo largo y ancho del Oeste de la Tierra Media. Además, junto a Orcos, tenía en sus ejércitos a Wargos, una especia de lobo inteligente más grande y poderoso.

Significado

Saruman es la traducción del Quenya “Curumo”, su nombre original en Valinor como Maia; en Sindarín “Curunír” que es, probablemente el mismo nombre de Saruman. Todos significan lo mismo “Hombre Experto” o “Hombre de Habilidad”.

Saruman viene del inglés antiguo: searu significa “dispositivo, diseño, artificio, arte” y todo junto significa “hombre habilidoso” o “hombre de habilidad”.

Su nombre en Sindarín es Curunír 'Lân .