Rey Brujo

De Tolkiendili
Saltar a: navegación, buscar


El Señor de los Nazgül entró a caballo en la ciudad. Una gran forma negra recortada contra las llamas, agigantándose en una inmensa amenaza de desesperación. Así pasó el Señor de los Nazgül bajo la arcada que ningún enemigo había franqueado antes, y todos huyeron ante él.

"La toma de Gondor"[1]
El Rey Brujo de Angmar
Hombre (inicialmente)
Espectro del Anillo
El Rey Brujo, por John Howe
Información biografica
Otros nombresCapitán Negro, Señor de Minas Morgul,
PosiciónSeñor de los Nazgûl
LugarAngmar
Minas Morgul
AfiliaciónSauron
LenguaLengua Negra, Westron
NacimientoSegunda Edad
Muerte15 Marzo, T.E. 3019 (aged 4200+)
Batalla de los Campos de Pelennor
Famoso porLa Caída de Arnor
Creación de Angmar
Caída deMinas Ithil y Osgiliath
Asesinatos de Eärnur, Boromir, y Théoden
Herir a Frodo
Descripción física
RazaHombre (inicialmente)
Espectro del Anillo
GéneroMasculino
AlturaEl más alto de los Nazgûl
VestimentaUna corona
ArmamentoCuchillo de Morgul; Respiración Negra
CórcelJinete Negro

El Rey Brujo de Angmar fue el jefe de los Nazgûl, rey de Angmar y gran capitán de Sauron en todas las guerras. Como espectro, el Rey Brujo de Angmar era prácticamente indestructible, un guerrero terrible y excelente estratega en las artes de la guerra.

Historia del Rey Brujo de Angmar

Poco después que Sauron robará los Anillos de Poder y saliera huyendo de Eregion, en el año 1697 de la Segunda Edad, dio Los Nueve Anillos a los reyes de los hombres, hechiceros y guerreros. Con el poder de dichos anillos, los Nueve obtuvieron gloria y riqueza, pero con el paso del tiempo, comenzaron a odiar la vida, ya que poco a poco, estuvieron bajo el total dominio de Sauron.

Al final, se convirtieron en los temibles Espectros del Anillo.

El Rey Brujo, por John Howe

Uno de ellos fue luego conocido como Rey Brujo, probablemente uno de los tres señores sin nombre de Númenor que recibieron uno de los anillos de parte de Sauron. Hizo su aparición como un Nazgûl en el año 2251 de la Segunda Edad, y por ser el más poderoso de los Nueve, se convirtió en jefe de los Nueve y en el sirviente más temible de Sauron.

Desapareció durante muchos años cuando Mordor cayó en el 3441 de la Segunda Edad, junto con el resto de los espectros.

Los poderes tempranos en Angmar

Luego de mil años luego de mantenerse oculto, ya en el 1050 de la Tercera Edad, Sauron comenzó a reconstruir su fortaleza de Dol-Guldur. En el 1300 aparecieron sus Nazgûl y el Rey Brujo estableció su reino, Angmar, al norte de la Tierra Media. Su capital fue Carn Dûm, ubicada en el pico más al norte de las Montañas Nubladas.

Hizo un llamado a los hombres, orcos y demás criaturas para que se uniesen bajo su bandera. Nadie sabía que era un sirviente fiel de Sauron y muy pocos que era un espectro.

Se aprovechó de la desunión de los Dúnedain de Arnor, que se dividieron en tres reinos: Cardolan. Rhudaur y Arthedain, y constantemente estaban en guerra entre ellos. El Rey Brujo vio entonces en el norte de Arnor lo más vulnerable de Gondor, mucho más que la parte sur del reino.

Hizo gala de su estrategia, y envió infiltrados a todos los reinos de aquella tierra para ganarse sus corazones. Por el año 1349, Rhudaur ya estaba bajo el control de hombres que él controlaba, y, en secreto, ayudó a que la guerra persistiera en los demás reinos de la zona. Luego, ya en el año 1409, hizo un golpe fuerte justo cuando la hostilidad entre los tres reinos estaba en su punto máximo.

Aspecto real del Rey Brujo

Rhudaur en el Este, fue el primero en caer, y la mayoría de los Dúnedain fueron perseguidos y sacrificados. Cardolan fue devastado totalmente, y la Torre de Amon Sul, en poder de los hombres de Arthedain, se quedó en estado de sitio. El Rey Arveleg I fue asesinado y la torre destruida, pero la Palantir no pudo ser tomada, pues los supervivientes la llevaron a Fornost.

El Rey Brujo continuó presionando a los hombres de Arthedain, sitiando Fornost, y pudo haber tomado todo Arnor en una sola ofensiva. Pero Araphor, un joven de apenas de 18 años, hijo de Arveleg, lideró, con la ayuda de Círdan, una defensa y pudo repeler las fuerzas del Rey Brujo. Elrond, además, llegó con un ejército desde Rivendel y Lothlórien, y el Rey Brujo pudo ser empujado y sometido finalmente.

El ocaso de Angmar

Luego de ser repelido, el Rey Brujo permaneció en calma en Carn Dûm, reconstruyendo sus ejércitos y preparando un ataque final sobre Arthedain, el último de los reinos de Arnor. La Plaga Oscura llegó, entonces, en el 1636, llevandóse con ella a los últimos Dúnedain de Cardolan. Al mismo tiempo, envió Tumularios para deshabitar los túmulos de Tyrn Gorthad. Trescientos años después, en el 1974, se siente al fin con todo su poder, y se prepara para comenzar de nuevo el avance.

Su ataque, sorpresivo, no fue inesperado. El Rey Arvedui envió un mensaje al rey Eárnil II de Gondor un año antes, pero la ayuda no pdo llegar a tiempo. Fornost cayó, y el Rey Brujo tomó para sí el palacio. Arvedui huyó a las llanuras del norte llevando la palantiri de Amon Sul y de Annúminas con él. No volvió, naufragó en el año 1975, y con él, los dos palantiri quedaron desaparecidos para siempre en los mares del Forod. Con él, el Reino del Norte sucumbió, y Arnor cayó finalmente.

Mientras el norte era derrotado, en el sur se creó una coalición: Eärnil envió a Eärnur, su hijo, al norte con una gran flota desde Gondor. Llegaron a Lindon y se unieron a Círdan. Allí, Círdan convocó a los Dúnedain de Arnor y a los Elfos de Lindon, y a ellos se unió un pequeño grupo de hobbits que pelearon como arqueros junto a los hombres y los elfos.

El Rey Brujo estaba muy confiado, y en lugar de permanecer detrás de las fortificaciones, inició el ataque. La Batalla de Fornost se librí en la llanura entre Nenuial y las llanuras del norte. Quizá por exceso de confianza no supo ver el poder de la alianza, y perdió la batalla. El ejército del Rey Brujo fue empujado de nuevo a Fornost, pero, por el norte, los jinetes de Eärnur atacaron y finalmente derrotaron al Rey Brujo.

Entonces, el Rey Brujo huyó a Angmar a refugiarse en Carn Dûm, pero Eärnir, junto con la caballería, no cesó y fue en su busca hasta alcanzarle. Por otro lado, los aliados se multiplicaron gracias a un ejército llegado de Rivendel, dirigido por Glorfindel.

Angmar comenzó a purgarse de orcos y hombres bajo las órdenes del Nazgûl, quien veía ya la derrota.

Glorfindel, por Ulla Thynell

El mismo Rey Brujo, bajó entonces con su túnica negra, enmarscarado, con su corona y montado en su caballo negro, e intentó asesinar a Eärnur. En ese momento, el caballo de Eärnur tuvo miedo y huyó provocando la risa al Nazgûl. Glorfindel se dio cuenta y se enfrentó, junto con su caballo blanco, Asfaloth, al Rey Brujo, provocando su huida. Desapareció entre las sombras y nadie supo a donde había huido.

Eärnur quiso ir tras él, pero Glorfindel le detuvo, pronunciando una profecía que se cumpliría mucho tiempo después:

"¡Vuelve! ¡Porque Lejos aún está su perdición, y no caerá nunca por las manos de ningún hombre.
—Glorfindel, El Regreso de -Rey, Apéndice A (IV)

Señor de Minas Morgul

Cuando huyó de Glorfindel, lo hizo hacia el sur, específicamente, marchó rumbo a Mordor, y en el año 1980, se reunió con los otros ocho Espectros del Anillo. Angmar y Carn Dûm cayeron, así que en el año 2000 comenzaron el asedio de dos años a Minas Ithil, para tomarlo finalmente y convertirlo en su residencia. Le cambiaron el nombre a Minas Morgul, y el palantir fue enviado a Sauron.

El miedo invadió Gondor, y a causa de la toma de Minas Morgul, Ithilien quedó prácticamente desierta.

Eärnur, como heredero, se convirtió en Rey de Gondor, y el Rey Brujo no olvidaba aún lo que había sucedido en la batalla de Fornost. El año de su coronación, el Nazgûl le envió burlas y desafíos, pero Mardil Voronwë logró detenerle ante acciones precipitadas. Siete años después, el Rey Brujo repitió el desafió, pero ésta vez Eärnur sí que partió con una pequeña escolta hasta Minas Morgul.

Nadie supo nunca más de nadie de ese grupo, y Gondor se quedó sin rey, pues Eärnor no dejó linaje.

El Rey Brujo se tomó a partir de ahora las cosas con calma. Reconstruyó su ejécito, incluyendo en él a una nueva raza de orcos: los Uruk-Hai. En el año 2475 les envió tomar Osgiliath, pero fueron expulsados por Boromir (Senescal de Gondor), aunque dejaron Osgiliath totalmente en ruinas a causa de la batalla. Boromir procedió a retomar Ithilien, provocando miedo al mismísimo Rey Brujo. Lamentablemente, Boromir fue herido de muerte con una flecha de Morgul, terminando así su gobierno de Gondor.

La búsqueda del Anillo Único

En el año 2951, Sauron se manifestó abiertamente, y envió a tres de sus Nazgûl a Dol-Guldur (el Rey Brujo se quedó en Minas Morgul). Entonces, por casualidad, Gollum fue capturado e interrogado. Bajo terribles torturas, la criatura reveló la historia del Anillo Único y cómo lo obtuvo. Sin embargo, y contra todo pronóstico, engañó a Sauron haciendóle creer que el Anillo fue robado en la tierra de los hobbits, a orillas del río Gladio. Bajo la jefatura del Rey Brujo, Sauron envió a los Nueve, desnudos e invisibles, a buscar el Anillo luego del asalto de Osgiliath.

Khamûl, teniente del Rey Brujo, informó que no fue capaz de encontrar la Comarca en los valles del Anduin. El Rey Brujo se determinó a buscar por todo el norte y el oeste al Anillo. Pero los planes fueron interrumpidos cuando Sauron recibió la noticia de la profecía de Gondor y los hechos de Saruman, el traidor, concluyendo que aún no tenía el Anillo en su poder.

Jinete Negro, por Jef Murray

Envió entonces a los espectros en forma de los Nueve Jinetes Negros rumbo a Isengard, pero demasiado tarde para evitar que Gandalf escapara de la cautividad a la que había sido sometido por el Mago Blanco. Saruman, ya entonces era un traidor para ambas partes, debido a su enorme deseo de poseer el Anillo, fortificó Isengard. Sauron, sin tener aún poder para atacarle en la torre, no le atacó, pero sí que le tuvo unas palabras. En esa charla, Saruman convenció a Sauron de que Gandalf era el único que sabía dónde estaba La Comarca y el Anillo Único, y entonces los Nueve fueron en su búsqueda.

Se toparon con Gríma, y le interrogaron: les dijo todo lo que sabía entonces: Gandalf había cruzado Rohan hasta la Comarca, y que Saruman les había mentido. Sauron perdonó la vida a "Lengua de Serpiente", profetizando que él le traería la ruina a Saruman.

Sauron decidió dividir sus espectros en cuatro grupos, yéndose con el más rápido a Minhiriath. En el camino captraron a espías de Saruman, que poseían cartas suyas y mapas de la Comarca. Enviaron entonces espías a Bree, avisando de que ahora pertenecían a Mordor, no a Isengard.

Llegaron a Sarn Ford, pero los Dünedain les obstruyeron el paso. Llamaron a su gran capitán, Aragorn II, el único capaz de poner frente a los espectros, pero estaba ausente, y los Espectros del Anillo capturaron el vado y mataron a muchos Dúnedain. Luego, el Rey Brujo envió a Khamûl, junto a otros tres Nazgûl, rumbo a la Comarca, y él se fue al Este con el resto.

Todo sucedió muy tarde: Frodo Bolsón había partido de la Comarca, llevando consigo al Anillo Único de Sauron.

La persecución del Anillo Único

Khamûl no tuvo éxito, pero obtuvo una noticia importante: unos hobbits habían llegado a Bree. El testigo había sido testigo de cómo Frodo había desaparecido de pronto, y organizaron un ataque a la posada donde sucedió eso. El Rey Brujo supuso que Frodo se había trasladado al este, y envió cuatro espectros a la Cima de los Vientos, las ruinas de la torre que él mismo había destruido hace mucho tiempo.

Él partió al Sur, sin haber obtenido nada. Gandalf le había seguido, pero el Rey Brujo se adelantó y lo atacó en la Cima de los Vientos. Gandalf escapó al amanecer, y de nuevo el Rey Brujo dividió sus fuerzas.

El Anillo estuvo muy cerca de él. El capitán de los Dúnedain, Aragorn II, ya era el guía del pequeño grupo de hobbits y los llevó a la Cima de los Vientos, donde fueron localizados y atacados. El Rey Brujo se dirigió directamente a Frodo, quien, aterrado, se puso el Anillo y les vio como realmente era él y los otros Espectros.

El Rey Brujo ataca a Frodo

Cuando Frodo puso resistencia e invocó el nombre de Elbereth, el Rey Brujo apuñaló a Frodo en el hombro. Luego de apuñalarlo, la punta de su espada se desprendió y envió un veneno a través de las venas del hobbit. Aragorn les atacó con fuego y el Rey Brujo, pensando que había cumplido la misión, se marchó con los demás espectros.

Reanudó rápidamente la búsqueda, sin embargo, supo que Khamûl había sido expulsado y rechazado por su viejo enemigo Glorfindel. El Rey Brujo, ya con solo un compañero, no se sintió capaz de enfrentarse a Glorfindel. Se reagruparon entonces y se dirigieron al sur, para reunirse con los otros cuatro.

Se las arreglaron para seguir el rastro de la Comunidad del Anillo, y a pesar de Glordindel y Aragorn lograr perseguir a Frodo en Asfaloth. La persecución terminó cuando las aguas aumentaron y se llevó a los Nueve, bajo el poder de Elrond.

La Guerra del Anillo

Escapando de los Jinetes Negros

Con el único caballo que sobrevivió, el Rey Brujo volvió a Mordor, llegando allí en diciembre de ese año. Luego de haber llegado a Mordor, envió ayuda al resto de los Nazgûl para que regresaran en silencio. El objetivo de reagruparlos era preparar, en Minas Morgul, un gran ataque a Gondor.

El 10 de marzo del 3019 se dio señal y se vació Minas Morgul. El Rey Brujo lideró el ejército en forma de Jinete Negro, como lo había hecho en las guerras de Angmar. Conforme avanzaba en la marcha, sintió la presencia de Frodo. Estaba perturbado, pero, a pesar de eso, continuó a través de Ithilien.

Con el Rey Brujo al mando, Osgiliath cayó. La derrota se atribuye a la superioridad numérica de las huestes de Sauron, y a la presencia del Nazgûl que encogió el corazón de los hombres de Gondor.

Se penetró a través del Rammas Echor, y los Campos de Pelennor fueron invadidos.

Al mismo tiempo, otros Espectros se enviaron montados en Bestias Fell.

Faramir, hijo de Denethor II, Senescal de Gondor, fue herido por un dardo, cayendo en la Respiración Negra pero su empresa fue salvada. A continuación, el Rey Brujo puso sitio a Minas Tirith bajo sitio, y envió las cabezas de los Gondorianos muertos a la ciudad por medio de catapultas, y luego dio comienzo el asalto.

Envió a Grond, en primer lugar, que lo acompañaba en persona con el fin de ser el primero en entrar a Minas Tirith. Tres veces Grond golpeó la puerta, con el poder de la magia del Rey Brujo.

La tercera vez que golpeó la puerta de Minas Tirith, la puerta se rompió en un destello de fuego.

El Rey Brujo finalmente entró a la ciudad, pero se encontró de golpe con Gandalf montando a Sombragrís. Gandalf le prohibió la entrada, y él se rió y le mostró su poder.

El Jinete Negro se echó hacia atrás la capucha, y todos vieron con asombro una corona real; pero ninguna cabeza visible la sostenía. Las llamas brillaban, rojas, entre la corona y los hombros anchos y sombríos envueltos en la capa. Una boca invisible estalló en una risa sepulcral.

El Rey Brujo llegando a Minas Tirith

{{Cita|—¡Viejo loco! dijo, ¡Viejo loco! Ha llegado mi hora. ¿No reconoces a la Muerte cuando la ves? ¡Muere y maldice en vano! —Y al decir esto levantó en alto la hoja, y del filo brotaron unas llamas.| [[La toma de Gondor}}

La caída del Rey Brujo

Al ponerse Gandalf frente al Rey Brujo, los Rohirrim llegaron en auxilio de Gondor. De éste modo se apartó del Mago, y marchó a la batalla, descendiendo sobre el rey Théoden de Rohan, que dirigía el ataque. Crinblanca, el caballo del rey, cayó sobre Théoden y éste fue aplastado. Cuando iba a rematar a Théoden, se interpusó Dernhelm, desafiandóle directamente.

El Rey Brujo amenazó terriblemente a Dernhelm con una muerte terrible, pero entonces reveló que era una mujer. En ese instante, el Rey Brujo recordó las palabras de Glorfindel.

Aunque titubeó por un momento, el Espectro avanzó hacia ella, y Éowyn decapitó a su bestia. El Rey Brujo se incorporó y la hirió con su maza, rompiendo el escudo y su brazo junto con él.

Casi al mismo tiempo, Meriadoc Brandigamo le apuñaló el tendón de la pierna con la Hoja de Oesternesse, mientras intentaba matar a Eówyn. El Rey Brujo quedó entonces debilitado, y Éowyn le blandió la espada en su cabeza invisible.

Con un gran y terrible alarido, el Rey Brujo pereció.

Éowyn frente al Rey Brujo de Angmar

Así se cumplió la profecía de Glorfindel: el Rey Brujo cayó en manos de una mujer y un hobbit, y no a manos de un hombre.

Con su caída, y la llegada de Aragorn en los barcos negros, la Batalla de los Campos de Pelennor terminó con la derrota de Sauron.

Otros nombres

  • Rey Brujo de Angmar - "brujo", lo más probable es que viene de su poder en la hechicería, y "rey" después de su establecimiento del reino de Angmar en el año 1300.
  • Señor de los Nazgûl
  • Señor de los Espectros del Anillo
  • Jefe de los Espectros del Anillo
  • Señor de los nueve jinetes
  • Rey de los nueve jinetes
  • Señor de Morgu
  • Rey de Minas Morgul
  • Capitán negro
  • El capitán de la desesperación
  • Dwimmerlaik
  • Señor de Carrion

Etimología

En inglés, su nombre es “Kingwitch”. Aunque en nuestro tiempo “witch” lo asociamos a “bruja”, es decir, a mujeres, realmente es por wicche, que no tiene distinción de género, la preferencia de witch para mujeres vino cientos de años después, cuando se comenzó a utilizar ‘wizard’ para los hombres.

Tolkien hace una distinción, y utiliza la palabra ‘wizard’, o ‘Mago’ para referirse a los Istari

King, es por ser, probablemente, uno de los reyes de Númenor.

Inspiración

J.R.R. Tolkien probablemente se haya inspirado en una reina bruja llamada Práinn, que aparece en “Hrómundar saga Gripssonar”. La profecía de Glorfindel tiene un parecido muy grande con la profecía al respecto de la muerte del personaje principal de McBeth, de Shakespear, donde se predijo que McBeth moriría “por un hombre no nacido de una mujer”, siendo asesinado por MacDuff, nacido por cesárea.


  1. J.R.R. Tolkien, The Lord of the Rings, The Return of the King, "The Siege of Gondor"